• conexiónsur

Fuerza Pública debió desplegar operativos conjuntos para controlar a la ciudadanía



El primer día de 2021 estuvo marcado por una gran cantidad de fiestas en la zona urbana de Andes; tantas, que varias instituciones de la fuerza pública tuvieron que unirse para disuadir a los fiesteros de darle continuidad a las respectivas rumbas que se reportaron desde diferentes sectores del municipio.


“El 31 de diciembre hubo un buen comportamiento de la comunidad; pero el 1 de enero si fue sorpresivo ver como muchos andinos, no solo no cumplieron con el toque de queda, sino que festejaron en las casas y generaron indisposición en sus respectivos vecindarios”, dijo el comandante de la policía de Andes, capitán Fabián Portela, quien agregó que en muchos casos, la ciudadanía atendía el primer llamado de los agentes; pero en otras celebraciones, sobre todo en aquellas compuestas por jóvenes, la fuerza pública tenía que proceder con acciones sancionatorias o disuasivas.


“Fue así como se tomó la iniciativa de aunar fuerzas y de la mano de los funcionarios de la SIJIN, los cuadrantes de vigilancia y miembros del Ejército Nacional, atendimos caso por caso y logramos recobrar la tranquilidad en el pueblo hacia las 10:30 p.m.”, argumentó Portela.


Situaciones en Carlos E. Restrepo


Uno de los lugares desde donde se reportó una alteración acentuada del orden público fue en el barrio Carlos E. Restrepo. Allí la policía atendió una riña, siendo también objeto de agresión por parte de la ciudadanía. “Pudimos por fortuna controlar la situación sin que se presentaran lesiones de gravedad entre los implicados”.


Posteriormente se presentó una rumba con alto volumen. "Llegamos miembros de todos las instituciones que nos habíamos unido para frenar el descontrol, lo que fue muy efectivo, porque quienes estaban festejando al ver tal despliegue, se replegaron por el barrio y ahí paró la fiesta".


Durante el transcurso del día, se levantaron 25 comparendos por violación del toque de queda, la mayoría en la tarde y a jóvenes que salían sin justificación ni cumplimiento de las excepciones contempladas en el decreto departamental.


En Jardín


En el que se conoce como el municipio más bonito de Antioquia, sucedió algo similar. El capitán Walter Aguirre, comandante de la estación municipal reveló que “el 31 hubo un buen comportamiento generalmente, pero el 1 de enero si hubo que atender dos casos: cierre de establecimiento público en la vereda Alto del Indio y una riña por intolerancia en vía pública de la zona urbana. De este último caso, un ciudadano fue herido en la cara con un machete y remitido a centro hospitalario, y según supimos, precisa reconstrucción facial con cirujano plástico”, concretó el oficial.


Asimismo, se levantaron el 1 de enero, seis comparendos por infringir el toque de queda.

5,180 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo