Precisión en torno a presunto caso de maltrato animal en Andes

Ojo con la divulgación de información imprecisa, incompleta o incorrecta. Esa es la moraleja de la siguiente historia. A Luz Mery Vásquez, una comerciante andina, un incidente con un perro le está haciendo ser merecedora de improperios, insultos, ataques y hasta amenazas; la mayoría las recibe por redes sociales. ¿Qué le pasó? El sábado, cuando limpiaba la sartén de su cocina, vació por encima de un muro una mezcla de manteca y agua caliente hacia un solar, sin percatarse de la presencia de un perro que por allí rondaba.  “Yo no miré porque el muro está alto, tiré la manteca y la perrita salió chillando (sic), yo desesperada entré a mi habitación a llorar, llamé a mi esposo le dije que había quemado a una perrita, él me dijo que no me preocupara que yo no tenía la culpa. Al rato salí y vi a la perrita por ahí. El domingo me desperté y vi un poco de piedras en mi casa y nos rompieron hasta el techo”.

Fotografía publicada en redes sociales del estado del canino.

 Luz Mery habló con uno de sus vecinos, quien, según ella, le dio a entender que el perro que había herido no fue el que había visto, sino otro; por lo que decidió actuar y ponerse al día con los gastos del médico veterinario; sin embargo, en redes sociales, ya circulaba su foto con una leyenda que dice: “Esta señora es la que cometió esta injusticia con este perrito indefenso, es un perjuicio para la sociedad”,  a lo que la acusada respondió. “El muchacho me dijo que ellos tienen dos mascotas, un perro y una perra y que yo había quemado al perro. Dios sabe que yo no tengo la culpa, yo amo a los animales, fui de inmediato a la veterinaria. Ya la gente empezó a hablar en las redes sociales sin saber qué era realmente lo que había pasado, la gente debería concientizarse (sic) hay muchas personas en las cárceles, hospitales y cementerios por situaciones así, y me están inventando miles de cosas”.

Comentarios redes sociales: Foto: tomada de facebook.

Basura, inhumana, despreciable y hasta deseos de hacerle lo mismo es lo que expresan muchos ciudadanos en la publicación. La situación, le hizo ser citada a la inspección de policía, por presunto maltrato animal, pero los dueños del perro, no asistieron. “Hablé con la funcionaria, he pagado todo lo del veterinario, me pusieron una cita y los propietarios de la mascota no se presentaron porque según dijeron no estaban por aquí. Que primero se cercioren de las cosas para que no inventen acusaciones tan delicadas”.

 ¿Y a todas estas, que ha sido de la suerte del perro? Según doña Mery, tuvo oportunidad de verlo este domingo y lo vio mejor. La Asociación Animalista de Andes corroboró que el animal está bajo tratamiento y que doña Luz Mery se hizo cargo de los costos, pero ratificó el llamado a la ciudadanía para velar por la protección de los animales. Por lo pronto, doña Mery espera no ser víctima de sucesos que afecten su integridad o la de su familia, a la vez que aduce que dará continuidad al proceso jurídico por calumnia.

Las noticias del Suroeste antioqueño están en Conexión Sur.

Deja un comentario