La Laguna de Santa Rita, el patrimonio ambiental convertido en botadero de basura

La Laguna de Santa Rita es uno de los ecosistemas más majestuosos e importantes del Suroeste antioqueño. Se ubica al sur de la Reserva Forestal Protectora Farallones del Citará, exactamente en el Cerro Caramanta en el municipio de Andes a unos 3.335 m.s.n.m. aproximadamente. Posee zonas de páramo y bosque alto andino, lo que garantiza una amplia biodiversidad en fauna y flora. Su descubrimiento se dio en el año 1979, luego de una tragedia aérea en la que perdieron la vida cuatro personas según reportes de las autoridades de rescate de ese tiempo.

Laguna de Santa Rita. Foto: Diego Alexander Tirado.

Desde lo más alto de esta cadena montañosa, nacen las fuentes de agua que surten a los acueductos de los municipios de Ciudad Bolívar, Betania y Andes. La riqueza natural de este lugar no sólo lo convierte en un sitio que despierta el interés de estudios científicos por parte de universidades del país, sino que además el camino trazado para llegar hasta la laguna, ha motivado la excursión de decenas de personas que se aprestan a conocer esta maravilla de la naturaleza desde la que se puede observar gran parte del Suroeste antioqueño, el Pacífico colombiano y sentir la inmensa sensación de libertad al saberse por encima de las nubes.

Pero no todo es positivo en esta tierra cercana al cielo, líderes ambientalistas de la zona han manifestado la necesidad de controlar con mayor vehemencia la expedición de grandes grupos de personas hacia la reserva, puesto que esto representa una enorme carga para el ecosistema, y han denunciado además que algunos caminantes atentan contra el patrimonio natural por la basura que dejan desperdigada a lo largo del recorrido; envolturas de alimentos, plásticos, vidrios, latas y hasta colchones han sido hallados en la zona de reserva por ciudadanos conscientes que pese a sus esfuerzos, no logran bajar al corregimiento de Santa Rita toda la basura que los irrespetuosos de la madre tierra han dejado allí.

Basuras en el recorrido a la Laguna de Santa Rita. Foto: Diego Alexander Tirado.

Conexión Sur habló con el Administrador Ambiental y de los Recursos Naturales, Elver Andrés Ledesma, director de la Corporación Agroambiental Verde Agua, quién afirmó que esta problemática se viene presentando desde la década de los 90 y que sus consecuencias son muy graves para el ecosistema. “En la zona del campamento base la vegetación es de tipo páramo, donde pueden generarse incendios muy fácilmente y donde existen unas especies que son características y que viven en ese mismo lugar, entonces lo que estamos generando es un problema para mamíferos, aves, insectos y atropellando la diversidad de flora que hay en ese sitio”.

Las basuras afectan además a las fuentes hídricas y a los animales de la zona, enfatizó el profesional. “En estas cabeceras nacen quebradas y ríos muy importantes, la basura genera problemas para la calidad de las aguas e incluso pueden ser consumidas por los animales. Existe una gran cantidad de situaciones que se genera por este tema e infortunadamente la gente va y no traen sus residuos, ni parte de los residuos que se han ido acumulando en la zona”.

Latas, plásticos, envolturas entre otros residuos son dejados en este ecosistema. Foto: Diego Alexander Tirado.

El también Tecnólogo Forestal, afirmó que incluso algunas personas tienden a cortar los frailejones para usarlos como leña en la preparación de sus alimentos, por lo que invitó a las autoridades a establecer un control adecuado a este tipo de turismo para así evitar que se siga presentando este problema y agregó que es necesario realizar una jornada de limpieza que involucre a diferentes actores.

Decenas de habitantes han compartido su indignación en redes sociales por la gran cantidad de basuras dejada en este espacio, Diego Alexander Tirado, líder del colectivo CaminAndes estuvo hace poco en la reserva y manifestó su rechazo a este tipo de comportamientos. “El camino a la laguna no es fácil. Si soy capaz de subir todo mi equipo y comida, ¿por qué quedando más liviano al regreso me da pereza bajarlo? Sería bueno que quien quisiera subir se registrara en la Estación de Policía y diera cuenta de lo que sube, cuánto tiempo se quedará y que las autoridades estén pendientes de su regreso”.

Incluso colchones son dejados en esta reserva, lo que afecta considerablemente al ecosistema. Foto: Diego Alexander Tirado.

Elver, Diego y muchos ciudadanos conscientes, han recolectado una considerable cantidad de basura de la reserva, sin embargo aún quedan centenares de residuos afectando el entorno de aves, mamíferos y de la gran biodiversidad de plantas que crecieron y brindan equilibrio a un lugar mágico, un maravilloso patrimonio natural en el que lo menos que podemos hacer, es preservarlo.

Las noticias del Suroeste antioqueño están en Conexión Sur.

Deja un comentario